Un sandwich sin jamón ni queso

En muchas casas es habitual, empezar a cenar y que tu hijo/a recuerde en ese momento, y no durante las tres horas anteriores, que hay que presentar un trabajo al día siguiente. A veces, es el desayuno quien activa toda la maquinaria y de repente, recuerda los deberes pendientes o el examen de inglés, que durante el fin de semana pudimos haber preparado, pero cuya preparación dormitaba en algún lugar profundo de la corteza cerebral.

En otras casas, nunca sucede nada de lo anterior, si bien comparten con esas otras familias, los momentos de crispación al encontrar la chaqueta nueva yaciendo en el suelo, la bañera sin vaciar o “tiras y aflojas” por conseguir más horas de Play.

Javier Estévez, de Unidad Focus, nos enseñó dos técnicas comunicativas más, que podemos poner en práctica para lidiar y reorientar todo lo anterior. Se trata de “el sandwich” y “el banco de niebla”. Vamos a ver en qué consisten. ¡Ojo! Si bien los ejemplos recogerán situaciones de casa, observa que pueden ser aplicables a cualquier ámbito en el que tú sirvas de guía o referencia a otros.

"Banco de Niebla", de Javier Estévez (www.unidadfocus.com)
"Banco de Niebla", de Javier Estévez (www.unidadfocus.com)

Técnica Sandwich


¿Cuándo puedo utilizar esta técnica?
Para dirigir la atención y la acción de la persona con la que trabajamos, hacia la tarea bien hecha.

Tu profe me dice que estás atendiendo más en clase y mejorando los resultados [1]. Si mañana quieres hacerlo aún mejor, entrega el trabajo de historia [2]. Te quiero campeón [3]”.

“Con la chaqueta que estrenaste ayer estabas guapísimo y te sentaba genial [1]Si quieres que te dure tiempo, deberías doblarlo [2]. ¡Estoy orgullosa de ti! [3].”

¿Qué elementos deben aparecer en mi mensaje?

Tostada de Refuerzo de acción: Empezamos el mensaje enfatizando una circunstancia o gestión, que ya se esté haciendo bien [1].

Dirección condicional: Dirigimos hacia lo que queremos que se haga bien la próxima vez [2].

Tostada de Refuerzo de estado: Felicito a mi hijo/a, por Ser. Puedo utilizar un “Eres un crack”, “Estoy orgulloso/a de ti”, o un “Te quiero” [3].

Técnica Banco de Niebla


¿Cuándo puedo utilizar esta técnica?
Para decir que NO rotundamente a una propuesta de nuestro hijo/a.

¿Y con una vez basta? Casi nunca 🙂 Dicen que los niños son los mejores negociadores del mundo, porque ignoran los “noes” de forma profesional. Así que vamos a ver con un ejemplo, lo que podría ser una conversación real:

Imaginemos un lunes por la tarde, con deberes pendientes de hacer o un examen al día siguiente.

H: “Mamá, ¿puedo jugar un rato a la consola?

M: “Entiendo que quieras jugar hijo, mola mogollón, [empatizo] pero el hecho es que como madre, no puedo dejarte jugar [hecho] hasta que estén hechos los deberes [dirección imperativa].

H: “Vaaa, mamá. Un poco nada más, luego me pongo”

M:  Con una cara de “cómo te entiendo”, cómplice con tu hijo/a [1]: “El hecho es que, como madre, no tengo opciones [2], ve a tu cuarto y haz los deberes [3]

H: “Jooo, va mamá, de verdad, que luego los hago, déjame ahora que es cuando están conectados mis amigos, que luego no puedo jugar con ellos”

M: Eliminamos el hecho, pero seguimos manteniendo el gesto que empatiza aún más con el hijo, haciéndote cargo de la faena que supone no jugar en este momento [1] y diriges: “Hijo mío, ve a hacer los deberes [3]” …” [1]+ los deberes [3]” …” [1]+ve [3]”.


¿Qué elementos deben aparecer en mi mensaje?

Empatía: Verbal y no verbal. Mantener un gesto cómplice que no deje lugar a dudas de la comprensión infinita que tienes ante su petición [1].

Hecho: Como madre/padre no tengo opciones, no puedo hacer otra cosa [2].

Dirección Imperativa: Dirijo hacia lo que ha de hacer.  [3].


Lo más difícil es
mantener la serenidad y la empatía ante un negociador tan hábil. Sentir en esos momentos tu cuerpo, tus ganas de torcer el morro, hacer un aspaviento, levantar la voz, o el calor de tu cuerpo al empezar a irritarse, te permite elegir el siguiente movimiento y sostener la quietud que requiere ese instante, para conseguir comunicarte de forma eficaz.

En las siguientes publicaciones, te invitaré a profundizar en cómo entrenar las cualidades mindfulness que facilitan la actitud, a partir de la cual, la estrategia que quieras implementar, tendrá éxito. Todo es cuestión de actitud.

CONTACTA

Enviando

©2019 Volando Cometas

©Copyright. Todos los derechos están reservados a Volandocometas.com y Mónica Valero. Ninguna parte de este documento ni imagen contenida, puede ser reproducida o usada sin el consentimiento escrito de Mónica Valero.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?