Mamá, quiero ser autónomo

Este viernes pasado, cerramos la séptima sesión del entrenamiento en el programa MYmind (Mindfulness para padres y niños con TDAH). El título de la sesión es “Autonomía e Independencia”.

El objetivo del trabajo de esa sesión, es revisar cuánto facilitamos a nuestros hijos esa independencia y cuáles son las dificultades que como padres, encontramos para hacerlo. Las seis sesiones previas y un pequeño trabajo diario en casa, promueven la confianza y la fortaleza que permitirá que, en esta séptima sesión, podamos soltar (delegar) o al menos, verbalizar lo que nos cuesta soltar, que también es muy importante.

Lo interesante, no obstante, es darse cuenta de cómo hay tareas que asumimos los padres como rutina (bien porque a veces hacerlo nosotros es más rápido o bien, porque han sido situaciones desgastantes) versus, lo que nuestros hijos sí sienten que pueden hacer, es más, cuando les preguntas, ¡desean hacerse cargo!

Os pongo ejemplos de lo que compartieron los niños de 9 y 10 años, ante la pregunta “¿Qué crees que podrías hacer tú en casa, pero que, en este momento, están haciendo mamá/papá por ti?”

  • “Hacer la cena, pizza, me salen muy bien las pizzas”.
  • “Quitar la mesa. Yo la pongo, pero también la puedo quitar”.
  • “Hacerme la cama”.
Foto de Henry Cartier Bresson https://goo.gl/images/20a0Xf
Foto de Henry Cartier Bresson https://goo.gl/images/20a0Xf

Los mayores, que tienen entre 11 y 13 años me comentaron:

  • “Disponer de un rato de estudio solo. Normalmente mi mamá está conmigo todo el rato, pero a mí me gustaría que o bien estuviera un rato al empezar o que me preguntara después de haber estado yo solo, estudiando.”
  • “Hacerme la mochila: lo hemos intentado muchas veces y como siempre se me olvida, es la mamá quien lo hace al final.”

Comprendo perfectamente la figura de la mamá/papá-profesor, porque es lo que hemos creído que debíamos hacer para conseguir que aprobara el curso, entendiera la materia, etc. Lo entiendo muy bien y reconozco el esfuerzo titánico de muchos padres, que, tras sus horas de trabajo, cogen la silla y continúan tres horas más de deberes con sus hijos. Sin embargo, quizá la adolescencia sea la etapa en la que podamos observarnos de nuevo y valorar si viejos patrones son necesarios o si necesitan la misma intensidad.

Sobre la mochila, vamos a intentarlo una vez más. Ayudad a vuestros hijos si lo necesitan, con unos pequeños recortables o bien solo escribiendo unas frases que ayuden a recordar qué tienen que hacer. Pegad en la puerta del cuarto “Hacer la mochila antes de dormir” y otro cartel divertido en la puerta antes de salir de casa “Yo, por mi mochila…”

Haced el intento y cuando ocurra, solo una vez, ¡celebrarlo! Y no digo que lo celebres con una palmadita en la espalda o un beso, no…digo que hagas una fiesta, ¡sí! Todos los niños necesitan el refuerzo positivo, aunque los niños con déficit de atención e hiperactividad lo necesitan por duplicado, con mucho ruido, para que quede registrado el recuerdo.  Así que celébralo como si te hubiera tocado la lotería, porque en el fondo, ¡te habrá tocado!

Os invito a realizar a vuestros hijos la pregunta anterior: “¿Qué crees que podrías hacer tú en casa, pero que, en este momento, están haciendo mamá/papá por ti?”

CONTACTA

Enviando

©2019 Volando Cometas

©Copyright. Todos los derechos están reservados a Volandocometas.com y Mónica Valero. Ninguna parte de este documento ni imagen contenida, puede ser reproducida o usada sin el consentimiento escrito de Mónica Valero.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?