“Solo estás a un pensamiento de cambiar tu vida (W. Dyer). Nunca pensé que sería capaz de cambiar mi forma de ver lo que me sucede y lo que sucede a mí alrededor. Pensándolo bien no se trata de ver sino de sentir. Sentir como late tu corazón, como tú estomago se encoge, como aumenta tu temperatura corporal, como se tensan los músculos de la cara, como aprietas los dientes… Sentir como el agua cae por tu cabeza después de un día agotador, como las microscópicas partículas de colonia caen sobre tu cuerpo cuando la pulverizas, el sosiego que aportan tus hijos cuando estas tumbado en la cama y te abrazan, el primer beso de la mañana, sentir como las personas que te quieren te transmiten toda su paz, energía y dicha…Sentir como sin saber cómo tienes una actitud más positiva. Ser consciente de cómo te sientes físicamente y psicológicamente. Esa consciencia que me permite ver que soy una persona fuerte, que mi autoestima ha aumentado, que muchas veces tengo miedo, que me equivoco…Pero que me da permiso para resolver las situaciones de forma distinta la próxima vez, para cambiar, para profundizar en mis sentimientos…Que me dice que si yo estoy bien todos están mejor. Sentirme bien me ha permitido reencontrarme con el valor, la fuerza, la constancia y la perseverancia para perseguir la paz interior. Una paz interior que en mi caso está unida con un reencuentro espiritual y con la necesidad de desprenderme de lastres físicos y psicológicos.”

©2023 Volando Cometas

©Copyright. Todos los derechos están reservados a Volandocometas.com y Mónica Valero. Ninguna parte de este documento ni imagen contenida, puede ser reproducida o usada sin el consentimiento escrito de Mónica Valero.

CONTACTA

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?